viernes, 8 de febrero de 2013

Un Equipo Brillante


Muchas veces oímos en los pasillos de las compañías cómo se queja la gente de la falta de respeto por parte de un jefe, o cómo no se sienten escuchados ante sugerencias que consideran a favor del negocio, para evitar este tipo de situaciones, hemos visto que la integración vertical como horizontal de los integrantes de la organización puede beneficiar los resultados no sólo económicos sino también sociales y culturales.

Unos días atrás tuve la oportunidad de trabajar con un equipo brillante, no se trata de personas muy diferentes de otras, aunque logran resultados extraordinarios; la realidad es que lo que caracteriza a ese grupo son los valores sobre los que sustentan su trabajo.

Si hablamos de la “bajada de valores” hasta aquí, nada demasiado diferente a lo que puede observarse en otras tantas empresas, la gran diferencia que puede destacarse, luego de haber trabajado con ellos, es que para este equipo los valores no son palabras o frases escritas junto a la Misión y la Visión; en este caso, las acciones cotidianas se sustentan en los valores que son compartidos, comprendidos y puestos en práctica en todo momento, no como una obligación de “algo más” a cumplir sino como una “manera de ser”.

Ideas como vencer los prejuicios, ser sinceros, afrontar los desafíos, ser creativos, confiar, reflexionar, ser imaginativos, trabajar en equipo, ser pacientes, respetar el trabajo propio y ajeno, comunicarse y ser apasionados entre otros tantos, surgieron de este equipo en consonancia con los valores que presenta la compañía, para lograrlo han trabajado fuertemente en “sentir” qué es lo que la empresa espera de ellos y lo que pueden ofrecerle, y la empresa ha “predicado con el ejemplo”, en sus oficinas se puede “percibir y sentir” un clima de trabajo muy ameno y muy respetuoso; los directivos participan de reuniones con sus equipos e intercambian ideas, novedades y sugerencias, dentro de un marco notable de participación y pertenencia. Para que esta “magia” suceda han trabajado fuertemente en formar un equipo de personas comprometidas, que se sienten parte de la empresa y a los cuáles hacen sentir parte de la misma, en muchos a través de la colaboración de un agente externo que proporcione el entrenamiento de las distintas habilidades necesarias para el logro del objetivo propuesto.

En una empresa en dónde los valores se “respiran” los problemas que se presentan en el devenir cotidiano se van resolviendo conforme a los valores con los que trabajan, centrando su objetivo en la consecución de lo manifestado en la visión, que debe ser bien conocida por todos los empleados: “si todos conocen el puerto de destino, juntos pueden diseñar el camino para alcanzarlo”. Cuando son necesarios altos niveles de rendimiento, creatividad y compromiso entre los empleados y los dirigentes se sugiere incorporar y desarrollar en la empresa lo que se conoce como Gestión centrada en los Valores que se complementa con la Gestión por Objetivos a través de la relación valores-actitudes-comportamientos-resultados. La correcta implementación de estos conceptos permitirán disfrutar de un equipo y una empresa más participativa, humanizada, unida, creíble y sobre todo feliz.



© 2011 Grupo Aukera Consultores

(*) Coach Profesional Certificado / Facilitador de procesos de integración de Equipos de Alta Performance.

martes, 1 de julio de 2008

Estrategias para transformar los problemas en oportunidades


Un día, el burro de un campesino se cayó en un pozo.
El animal lloró fuertemente por horas, al no poder salir pese a los esfuerzos del campesino, que trataba de sacarlo sin éxito.

Finalmente el campesino decidió que el animal ya estaba viejo, el pozo estaba seco, y necesitaba ser tapado de todas formas y que realmente no valía la pena sacar el burro.

Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarlo. Todos tomaron una pala y empezaron a tirar tierra al pozo. El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró desconsoladamente resignándose a la inevitable muerte…

Luego, para la sorpresa de todos, se tranquilizó.
Después de unas cuantas paladas de tierra, el campesino finalmente miró al fondo del pozo y se
sorprendió de lo que vio ... Con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble...

Se sacudía la tierra y daba un paso hacia arriba..... mientras los vecinos seguían echando
tierra encima del animal, él se sacudía y daba un paso hacia arriba.

Pronto todo el mundo vio sorprendido como el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando...

La vida va a tirarte tierra, todo tipo de tierra... El truco para salirse del pozo es sacudírsela y dar
un paso hacia arriba. Si ves la tierra como problema…te tapará.

Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba. Podemos salir de los más profundos huecos si no nos damos por vencidos.


Para ser feliz:

Libera tu corazón del odio.
Libera tu mente de las preocupaciones.
Simplifica tu vida.
Da más y espera menos.
Ama más y… sacúdete la tierra porque en esta vida hay que ser solución, no problema.

martes, 27 de mayo de 2008

"El Albañil" (anónimo)

Un maestro albañil, ya entrado en años, estaba listo para retirarse. Le dijo a su jefe de sus planes de dejar el negocio de la construcción, para llevar una vida más placentera con su esposa y disfrutar a su familia.

Él iba a extrañar su cheque mensual, pero necesitaba retirarse.
Ellos superarían esta etapa de alguna manera.

El jefe sentía ver que su buen empleado dejaba su compañía y le pidió que si pudiese construir una sola casa más, como favor personal.

El albañil accedió, pero se veía fácilmente que no estaba poniendo el corazón en su trabajo.

Utilizaba materiales de inferior calidad y el trabajo era deficiente.
Era una desafortunada manera de terminar su trabajo y su jefe fue a inspeccionar la casa, el jefe le extendió al albañil las llaves de la puerta principal.
"Esta es tu casa", dijo, "es un regalo para ti".

Que tragedia! ¡Que pena!. Sí, solamente el albañil hubiera hecho de manera totalmente diferente.
Ahora tendría que vivir en la casa que construyo "no muy bien" que digamos.
Si él lo hubiese sabido antes, lo habría hecho diferente.

Si construimos nuestra vida de manera distraída reaccionando cuando deberíamos actuar, dispuestos a poner en lo que hacemos menos de lo que podemos poner... entonces con pena veremos la situación que hemos creado y encontramos que estamos viviendo en la casa que nosotros mismos construimos.

Piensen como si fuera el albañil.

Piensen en su casa.

Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo.
Construyan con sabiduría.

Es la única vida que podrán construir.

Inclusive si solo la viven por un día mas, ese día merece ser vivido con gracia y dignidad.


"¡La vida es un proyecto! ¡Hágalo usted mismo!

jueves, 24 de abril de 2008

La Bola de la Vida (Albert Einstein)


“La vida es como jugar con una pelota en la pared,
Si fuera jugada una pelota azul, ella volverá azul,
Si fuera jugada una pelota verde, ella volverá verde,
Si la pelota fuera jugada franca, ella volverá franca,
Si la pelota fuera jugada con fuerza, ella volverá con fuerza,
Por eso nunca juegue una pelota de la vida de manera que Usted no esté preparado para recibirla.
La vida no dá, ni presta,
No se conmueve ni se apiada,
Todo lo que ella hace es retribuir y transferir aquello que nosotros le ofrecemos.”

Albert Einstein

viernes, 21 de marzo de 2008

Cada uno tiene su vaca - Descubre la tuya (Fábula Colombiana)


ÉXITO... ¿Qué necesitamos para lograrlo? A qué se debe que algunas personas lo alcancen casi sin esfuerzo, mientras que otras no consiguen acercarse a él a pesar de trabajar arduamente? Todos los triunfadores comparten algo: no tienen excusas. No buscan justificaciones. No se quejan de sus circunstancias ni inventan culpas para explicar por qué no han alcanzado sus metas. Simplemente actúan y hacen lo necesario para que las cosas ocurran; no siempre triunfan al primer intento, pero nunca se dan por vencidos.

El fracaso no es el enemigo del éxito! El verdadero enemigo del éxito es la mediocridad: encontramos una zona de comodidad, nos acostumbramos a ella y dejamos pasar de largo grandes oportunidades que la Vida nos ofrece. Las caídas y los fracasos son parte del camino que nos lleva a la realización de nuestras metas. Nos dan la oportunidad de aprender grandes lecciones. Si no fuera por los fracasos, no nos daríamos cuenta de los hábitos que debemos cambiar o de las conductas que necesitamos corregir para continuar avanzando. Las adversidades engendran éxito. En cambio, de la mediocridad... no hay nada que podamos aprender de ella. Hemos aprendido a temerle tanto a las caídas, que en nuestro afán por evitarlas, terminamos por contentarnos con segundos lugares.

Para lograr resultados extraordinarios, primero tenemos que deshacernos de todas las excusas que nos impiden utilizar nuestro verdadero potencial. La vaca simboliza toda excusa, hábito, pretexto o justificación que nos impide vivir en plenitud.

Qué pasará cuando decidas deshacerte de estas creencias que te limitan? El resultado será una vida libre de vacas, libre de mediocridad, dispuestos a aceptar los logros reservados para aquellas personas que se atreven a soñar en grande!

Si, cuando termines de leer esta fábula, descubres que no aprendiste nada... entonces, esa es tu vaca!

Cuenta la historia que Mac, un experimentado y viejo maestro deseaba enseñarle a uno de sus jóvenes estudiantes, Tatto, los secretos de vivir una vida plena y feliz. Mac pensó que la primera lección debía ser entender la razón por la cual muchas personas viven atadas a una vida de conformismo y mediocridad. El joven debía ver por sí mismo lo que sucede cuando permitimos que la mediocridad gobierne nuestras vidas.

Mac decidió que aquella misma tarde saldrían en busca de alguno de los parajes más pobres de Vulcano, el planeta donde vivían.

El sabio maestro le solicito a Tatto que buscara la más humilde de todas las viviendas de la zona, la cual seria su aposento para aquella noche.

Luego de mucho caminar, hallaron una casucha, a poco de derrumbarse, la cual pertenecía a la familia más pobre de Vulcano. La basura se acumulaba a su alrededor, por lo que le daba un aspecto decadente y repulsivo.

El dueño salió al encuentro del joven y el maestro.
- Será posible para dos cansados viajeros encontrar posada en su hogar esta noche?
- Bueno... hay poco espacio, pero son bienvenidos! –contesto el anfitrión-

Grande fue su sorpresa al ver que en apenas 10 m² vivían ocho personas. El matrimonio, cuatro hijos y dos abuelos trataban de acomodarse en el piso para dormir en aquel reducido y sucio espacio.

Sus ropas, viejas y remendadas y la suciedad que ceñía sus cuerpos eran la evidencia de la profunda miseria que allí reinaba. Sus miradas tristes y sus cabezas bajas eran señal de que la pobreza también había encontrado albergue en su interior.

La familia contaba con una extraordinaria posesión: una vaca... No era gran cosa, pero la vida de ellos giraba en torno al animal. “Le dieron de comer a la vaca?” Preguntaba uno de los pequeños. “Asegúrense de que la vaca ha tomado suficiente agua!” afirmó el padre. “Está atada la vaca?” preguntó la abuela. “Niños, a ordeñar a la vaca!” apuntaló la madre.

Ciertamente, la vaca era el centro de aquella familia, a pesar de la escasa leche que producía, la cual no alcanzaba para sobrevivir.

La vaca parecía servir a un propósito aún mayor: era lo único que los separaba de la miseria total...

Al amanecer del día siguiente, los dos viajeros se dispusieron a seguir su camino. Lo único que habían visto era una vida rodeada por el conformismo y mediocridad. Tatto, el joven aprendiz, no comprendía cuál era la causa que originaba tal estado de abandono.

Lentamente, el maestro caminó en dirección al animal, saco la daga que llevaba en su bolsa y con un movimiento rápido y certero le proporcionó una herida mortal, lo que ocasionó que la vaca se derrumbara instantáneamente.

- “Qué has hecho, Maestro?” dijo Tatto, con una inmensa angustia, tratando de no despertar a nadie de la familia. “Qué lección es ésta, que deja a una familia en la ruina total?” Cómo has podido matar a la pobre vaca, que era su única posesión?” Qué sucederá con ellos ahora? Cómo sobrevivirán?” Tatto estaba tan perplejo, como acongojado.

Los días siguientes fueron sobresaltantes para Tatto. Sin la vaca, la familia seguramente moriría de hambre... “Era su única fuente de sustento”, pensaba...

Un año más tarde, Mac llamó al joven y le propuso volver a aquel lugar de Vulcano, para ver qué había sucedido con la familia...


Sus esfuerzos por localizar la casucha fueron en vano. Buscaron incesantemente hasta el atardecer... El lugar parecía ser el mismo, pero ahora se levantaba en aquel predio una casa grande, construida recientemente... Adónde habrían ido a parar aquel hombre y su familia?

Grande fue su sorpresa cuando vieron salir de la casa al mismo hombre, aunque con otra cara. Sus ojos brillaban, su ropa limpia acompañaba su aseo y la amplia sonrisa rozagante parecía mostrar que algo bueno había ocurrido. Inmediatamente los invitó a pasar y a contarles los pormenores de una historia que cambiaría su vida para siempre. Coincidentemente el mismo día de su partida, algún maleante envidioso de su escasa fortuna había degollado salvajemente a su vaca.

- “Nuestra primera reacción, fue de desesperación y desasosiego”, explicó. “Sin embargo, poco después de aquel trágico día nos dimos cuenta de que, a menos que hiciéramos algo, nuestra vida estaría en peligro. Necesitábamos buscar otras fuentes de alimentos para nuestros hijos. Así que limpiamos el patio, conseguimos unas semillas de hortalizas y legumbres que sembramos y con ello nos alimentamos”.

Tatto no podía dar crédito de lo que escuchaba!

- “La granja producía mucho más de lo que necesitábamos para nuestro propio sustento. Por ello, decidimos venderle a nuestros vecinos y con la ganancia compramos más semillas. Poco después, vimos que el sobrante de la cosecha alcanzaba para venderlo en el mercado del pueblo. La trágica muerte de nuestra vaca, nos abrió las puertas a una nueva vida”.
- “Crees que si esta familia tuviese aún su vaca, habría logrado todo esto?” susurró Mac a su alumno. “La vaca, además de ser su única posesión, era también la cadena que los mantenía atados a una vida de conformismo y mediocridad”.
- “Exacto!”, exclamó Tatto, “la vaca que ellos veían como una bendición les daba la sensación de no estar en la pobreza total, cuando en realidad vivían en la miseria”.
- “Así sucede cuando te convences de que lo poco que tienes es más que suficiente. El conformismo se apodera de tu vida y se convierte en una cadena que no te permite buscar algo mejor. Es fácil caer presa del dar gracias que por lo menos cuentas con algo cuando hay tantos que no tienen nada. Al igual que la vaca, ésta actitud no te permitirá progresar, a menos que te deshagas de ella!”
Al comenzar su recorrido de vuelta, Mac agregó: “todos tenemos vacas en nuestras vidas. Llevamos a cuestas creencias, excusas y justificaciones que nos mantienen atados a una vida de mediocridad. Damos pretextos para explicar por qué no estamos viviendo la vida que queremos. Damos justificaciones que son un falso sentido de seguridad cuando frente a nosotros tenemos un mundo de oportunidades por descubrir, las cuales sólo podremos alcanzar si decidimos librarnos de nuestras limitaciones!”

miércoles, 30 de enero de 2008

El Monje y el HelpDesk

En este breve y divertido video se observa como operan la resistencia al cambio; los modelos mentales y los paradigmas en las personas.
En GRUPO AUKERA CONSULTORES abordamos éstos temas y otros a través de nuestras actividades de Teambuilding basadas en el modelo de aprendizaje experiencial. Los invitamos a visitarnos en nuestra WEB para interiorizarse sobre nuestros servicios.



viernes, 5 de octubre de 2007

¿Qué es el talento?


Entrevista con Santiago Álvarez de Mon(*)



¿Qué es el talento?



El talento se asocia a la capacidad, a la habilidad, a la destreza. En mi opinión, el talento es un don natural. Lo puedo aplicar al mundo del deporte, hay personas que tienen más habilidad, otras más resistencia... ¿por qué no asociarlo al mundo de la empresa? Cuando hablo de talento pienso inevitablemente en la magia adicional, en personas capaces de ver oportunidades que otras no son capaces de ver. Me resisto a pensar que el talento sólo afecta a nuestra jornada adicional; es decisivo que trabajemos en tareas que generen un ambiente humano positivo, y no sólo prestar atención a la cuenta de resultados. Quien descubre el talento es uno mismo, esa voz prodigiosa que llamamos voz interior. Cuando trabajamos con nuestro talento, el tiempo se detiene, sentimos que el mundo se para. Mozart o Einstein, por ejemplo, son cumbres de ese talento al que me refiero.



¿Y ayuda la empresa actual a desarrollar ese talento?



Toda generalización es injusta, pero creo que actualmente las organizaciones están tan preocupadas por ganar dinero que se olvidan de fomentar el talento. Por otro lado, es injusto pedirle a la empresa algo que nos afecta y que nos compete sólo a nosotros. El talento es una labor personal, aunque poder contar con la figura de un maestro que nos guíe, y que nos ayude a descubrirlo y a desarrollarlo, facilita mucho el proceso. Estas son las ventajas de lo que yo llamo la sociedad amiga. Si un jefe cree en ti, te deja tomar decisiones para equivocarte, se convierte en tu socio en esa aventura, en ese redescubrimiento interior. El director de orquesta argentino Ángel Mahler dice que el talento tiene que ver con el placer, y que el verdadero placer es hacer lo que nos gusta.



¿Qué debemos entender por talento directivo?



Creo que la empresa está obsesionada con tener la capacidad de salir airosa y, de esta manera, poco a poco se pierde la magia. No es cuestión de ser pesimista, simplemente realista. El deber de cada persona es observar su realidad y, a partir de ese momento, se podrá plantear transformarla. Por supuesto que existen empresas y personas que demuestran su talento, porque necesitamos expresar nuestras ideas. El talento directivo no es otro que el talento para dirigir talento. Si es una puerta insegura, mediocre, ese talento abruma. Al final, los mediocres se rodean de mediocres. Son demasiados los clientes, alumnos, personas con las que hablo, y mi experiencia me dice que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Pero la tendencia es positiva; lo que ocurre es que se ha trabajado tanto el continente, la expresión verbal de las ideas, que ahora se hace necesario ser crítico con el contenido. Nos estamos empezando a dar cuenta de que la empresa es el sitio en el que mayor vigilia mental pasamos. En ese sentido, creo que existe un movimiento de tierras positivo. Éste es el germen de la empresa más amable, más empática y más rentable.



¿Cómo calificaría a la realidad del management actual?



Todavía es una realidad lógica, analítica y racional. Directivos que se limitan a entender los conceptos y las ideas, pero olvidan trabajar en equipo. Muchas veces entendemos el "teambuilding" como un juego de competitividad, sin darnos cuenta de que hay muchos partidos que sólo se pueden ganar con los demás, no contra los demás. Bien es cierto que no nos enseñaron a desarrollar esa habilidad en el colegio, así que el problema radica en ese principio de formación. Por desgracia, en las aulas el protagonismo lo sigue teniendo el profesor. La participación es una cuestión de hábito. Ahora bien, los conflictos están ahí, la cuestión es cómo los gestionamos: expresarnos en el momento adecuado, remar en la misma dirección... Hay un objetivo común que nos convoca a todos: cada uno debe asumir su respuesta a nivel personal y luego saber compartirla. Pero existe la jerarquía y entendemos el management como "yo, jefe, te transmito a ti, trabajador". Deberíamos cambiar esa jerarquía por la comunicación, y esto significa aprender a compartir, escuchar, preguntar...



¿Cambiará esta situación?



Creo que todavía hay una brecha entre la expresión conceptual de ideas y la realidad, que arroja un déficit de sentimiento, compromiso, emoción, vibración. Parece que hay otros lugares, instantes fuera del trabajo, que realmente son los que nos importan. Hay personas que sólo le piden a su trabajo sobrevivir, y eso es lo que me parece preocupante. Afortunadamente, el mundo del managament, el modo de hacer de los directivos y la llegada de la mujer a la empresa, están mejorando esta situación.



¿Qué diferencia a la mujer en la empresa?



Las mujeres piensan de manera diferente. Tienen un aprendizaje y una experiencia distintos, se aferran con más facilidad, tienen una relación con el detalle inmediato, con lo cotidiano, rutinario, más cercano, y ahí se esconde una esencia muy llamativa. La vida es ese detalle y la mujer tiene una sensibilidad, una ternura, una delicadeza para observarlo todo muy especial. Los hombres muchas veces no llegan a verlo porque se despistan y se enredan en las telarañas de lo superficial. Aunque, por supuesto, también hay hombres con una exquisitez tremenda para manejar sentimientos. En cualquier caso, resulta positivo el cruce de dos visiones diferentes, la de la mujer y la del hombre.



¿Cuándo cobra sentido lo que hacemos en el trabajo?



Cuando nos enorgullece, cuando creemos en el proyecto, cuando prestamos un servicio importante a la sociedad, cuando liberamos el talento de nuestro equipo de colaboradores, o cuando tenemos una relación fácil y armónica con esa actividad. Al final, todos tenemos que encontrar sentido a lo que hacemos. Si no tiene sentido una determinada orden de mi jefe, puedo continuar con mi discurso monocorde, preparado y oficial, pero carente de vida.



¿Se puede hacer algo excepcional sin involucrar al corazón?



En mi libro La Lógica del corazón hablo de un corazón inteligente y de una razón sensible. El corazón es inteligente porque escucha los recados y las advertencias de la razón, y la razón es sensible porque su misterio invita al corazón. Como decía Russell, "pensamos demasiado y sentimos demasiado poco". El déficit de sentimientos afecta a la capacidad para relacionarnos. Pongo un ejemplo: C. S. Lewis, intelectual de renombre, es capaz de diseccionar la realidad y de razonar con una elegancia pasmosa. En su libro Una pena en observación, reflexiona sobre el subconsciente con el corazón. Siente tanto, que echa de menos el pensar. Cuando una persona desata una corriente de sentimientos, de afectos, sangra. En ese momento piensa y siente, siente y piensa. Corazón y razón, eso es instinto, una parte muy noble del ser humano. Corazón y razón deberían protagonizar el oficio de dirigir y la aventura de vivir.



Además de esfuerzo y tiempo, ¿ponen los directivos de nuestro país el corazón en sus negocios?



El management pone el énfasis en el hacer. Y muchas veces deberíamos plantearnos: ¿qué cosas estamos haciendo que deberíamos dejar de hacer? Descartar esas actitudes que impiden a los directivos que su esencia como seres humanos aflore. Pero lo cierto es que ya sea un partido de tenis, un concierto o la realidad empresarial cotidiana, se puede poner el corazón.



En su libro Desde la adversidad. Liderazgo: una cuestión de carácter, asegura que no es necesario ser una persona excepcional para poder gestionar la adversidad. ¿Cómo se gestiona la adversidad?



Depende de la entidad de esa adversidad. Las personas tendemos a protegernos cuando algo nos desborda. Al principio, entramos en una fase de negación, pero tarde o temprano debemos enfrentarnos a ese problema, a esa realidad. Debemos fabricar una respuesta, y ahí reside la libertad humana, la libertad interior. Hay muchos recursos internos para no dimitir. Esperanza tiene que ver con esperar, y el futuro depende de lo que hagamos hoy. Hablamos de talento pero no podemos olvidar la importancia del carácter para no rodearnos de excusas, para pensar en términos de abundancia y no de escasez; carácter para ser consistente. Conozco a mucha gente a la que le sobra inteligencia pero le falta carácter. Jugadores que en casa siempre juegan bien, pero fuera de ella se asustan; profesores que son incapaces de suspender porque les falta carácter, o padres que son incapaces de decir "no" a esa petición del adolescente. Creo que en este sentido vivimos en una sociedad deficitaria de carácter. No se trata de engañarnos, ni de ser necios, se trata de darnos cuenta del desafío que tenemos entre manos, y vivir intensamente y al mismo tiempo pacientemente.



¿Qué valor le da a la intuición en la gestión empresarial?



Creo plenamente en la intuición. Para mí, pensar y sentir son sinónimos. Si no dejamos espacio para los instantes mágicos, los momentos su sublimes, la sorpresa... estamos perdidos. La intuición es magia porque hay respuestas que rompen cualquier guión. El drama de muchas personas es que no son capaces de romper ese guión porque no caminan. Considero que en nuestra sociedad también hay un déficit de intuición.



¿Qué consejos le daría a un directivo que está desmotivado?



Cuando un directivo está desmotivado, se convierte en irresponsable por esperar que alguien lo motive;ésa es la primera irresponsabilidad. Cada uno tiene las llaves que acceden a ese motor. Yo he visto gente que trabaja en un oficio maravilloso desmotivada, y he visto telefonistas contestar al teléfono con un timbre de voz que te seduce y a lo mejor es la llamada número noventa del día. Cuestión de carácter, de actitud. Hay personas amargadas y otras esperanzadas que desempeñan las mismas tareas. La realidad es que no estamos sobrados de motivación. Parece que de lunes a jueves se trabaja, y de viernes a domingo se vive, y yo creo que habría que incorporar el ocio al negocio, y ése es precisamente el paradigma. La pauta mental actual es trabajo, esfuerzo, rigor, seriedad y eficiencia. En ocasiones nos olvidamos de la importancia que representan actitudes como la pasión o el humor. El sentido del humor es un magnífico aliado que evita caer en la desesperanza.



¿Cuál es, en su opinión, la cualidad más importante que debiera poseer un líder?



El líder en el que creo es el que te deja crecer, el que te permite equivocarte. Un líder debe aceptar la vulnerabilidad como un aspecto más del crecimiento; debe saber adecuar su estilo de liderazgo. La autenticidad es otro rasgo fundamental, el ser humano no está hecho de fotocopias.





Diez consejos para un líder



Sea descarado, hay que destrozar la ortodoxia, necesitamos más locos, estamos sobrados de prudencia, ésta nos ha secado el cerebro.



Sea más creativo: la creatividad no surge en un brainstorming sino en el debate,la controversia; el talento necesita libertad para ir al precipicio de los hechos.



Una de las claves para cualquier líder es la
Empieza por cambiarte a ti mismo si quieres cambiar algo.



Dirigir un equipo requiere escuchar.



Reivindique el error: quien no se equivoca no hace nada; la excelencia es la gestión lúcida del error.



El momento cumbre de un líder es la acción; hasta que no actúas, no te conoces.



Una de las tareas del líder es institucionalizar el proceso de aprendizaje, tomar un compromiso para que el talento no se sienta ahogado por la burocracia.



Es necesaria más energía, hay que educar el optimismo.



No existe la seguridad, existe la sabiduría para gestionar la inseguridad.



(*)Santiago Alvarez de MonEstá considerado uno de los mejores pensadores de España. Es el experto de referencia en el campo de los valores humanos de la gestión empresarial. Autor de varios artículos y libros sobre liderazgo, defiende que el talento es una labor personal.



Santiago Álvarez de Mon ejerce su labor docente y de investigación en la Escuela de Negocios IESE, donde ha dirigido el Executive MBA en Madrid. Es, probablemente, uno de los mejores oradores de España. Profesor de comportamiento humano en las organizaciones, tiene publicadas numerosas obras, entre las que destacan La lógica del corazón, El Mito del líder. Profesionales, ciudadanos, personas, la sociedad alternativa y Desde la adversidad: Liderazgo, cuestión de carácter. Ha trabajado como directivo en la banca española y es consultor de empresas en temas de alta dirección y coaching. Sus conferencias denotan realismo, profesionalidad, bagaje intelectual, y un sorprendente y alentador sentido del humor.



© Gestión de Negocios
Entrevista de Rocío Mudarra Sanabria



Cortesía: Ing. Oscar Ricardo García
ESCRITORIO DA LÍNGUA ESPANHOLA